La madre de Marco

13 marzo 2008

Este tipo es un crack



Me da igual que se escore a la derecha, hacia la izquierda o se alce de puntillas, pero este tipo es un crack. Le veo bajar las escalerillas de El Elíseo, así, despacito, y no hay una vez en que no me recuerde al típico pardillo del instituto, del que todos se mofaban en el recreo, pero al que un día te topas en una cafetería abarrotada, te escudriña y te detalla que se ha hecho millonario vendiendo tostadores transparentes (sí, una estupidez, pero a nadie se le había ocurrido antes...) y que heredó un par de milloncejos de euros de una tía solterona que amasaba fortuna en las Antillas, así que ahora trabaja sólo un día en la empresa, no vaya a ser que los obreros se la esquilmen...

Me encanta este tío. Tiene pinta de pusilánime, de llorar en voz baja, de haber crecido ignorado por el mundo, de mirar hacia atrás por si alguien se ríe a sus espaldas. Pero ahí está, galopando sobre el caballo del poder, retozando, como buen galo irreductible, en esa marmita política en la que parece haberse precipitado de cabeza. Hace lo que le viene en gana, atrapa la primera estupidez que le atraviesa el cerebro y... tachín, tachán, le coloca celofán y te la vende como genialidad. Sí, es verdad que el domingo le dio la espalda parte del electorado en las municipales, pero la balanza sigue inclinándose a su favor: se propuso ser presidente y la dulce Ségolène todavía está curándose los moratones del vapuleo, se le ocurre coger un avión y plantarse en el Chad y se trae en diez minutos a los pilotos del vuelo del Arca de Zoé, robándole el protagonismo a Zapatero (que de eso también sabe un poquito). Se siente solito en tan majestuoso palacete y le tira los tejos a la guapa de la guitarra, que además le da el 'sí, quiero', con paquete de niño adosado. Al garete los formalismos: viajito a las Pirámides para lucir a la doña.

Sarko, un crack. Lo era ya, pero lo del agricultor no tiene nombre. El presidente de la República, en persona, te tiende la mano, te lanza el abrazo de la grandeur, con toda su carga de chovinismo patrio, y le contestan "No, a mí no me toques que me manchas". Y él, ni corto ni perezoso, le dedica un "Quita de aquí, gilipollas" (traducción original, porque los medios de comunicación franceses lo suavizaron como "imbécil"). Ni besitos fingidos a niños, ni apretones de manos sin ganas... mi crack se quita de encima al enemigo a sablazos, cuan Napoleón malherido en Waterloo. Políticamente incorrecto. Porque él puede. Un ídolo de masas, el referente que un mundo dominado por las dudas aguardaba.

Sarko, Nico, te queda cuerda para aburrir. Eres la gran conquista del mundo friki: uno de sus lugartenientes aposentado en un sillón presidencial. Y eso que me habia dejado en el tintero la más grande: no sólo se casa con la guapa del barrio, sino que cuando se siente henchidito, amorfo, cuando el michelín se le descuelga y amenaza con desbordarle, descuelga el teléfono y le pide a los directores de periódicos que le truquen las fotos. Y así, tan campante, sigue subiendo y bajando los escalones de El Elíseo. Porque puedo, porque me lo merezco. Soy Sarko y mis circunstancias, todas a favor. Larga vida, crack.

9 Comentarios:

  • Ostras, felicidades por tu blog. tú si que eres un crack.
    Por cierto, me permito recomendarte, dado el post, el libro de la Yasmina Reza sobre Sarkozy, es muy bueno.

    Un saludo

    Quique, educador en Alaska

    By Blogger Quique, at marzo 14, 2008 2:41 p. m.  

  • Quillo, tú sí que eres un crack. Este post te ha salido de premio... Lo que se están perdiendo en cierto periódico por no dejarte un espacio de opinión...

    Sigue así. Un abrazo.

    Carlitos

    By Blogger Carlitos Sublime, at marzo 15, 2008 8:01 a. m.  

  • No me gusta nada la política que defiende Sarkozy, claro. No me gustan sus ideas, sus planes...
    Pero tienes razón, es un crack. Sarko es el puto amo, sí señor.

    Besos

    By Blogger CRISTINA, at marzo 16, 2008 10:47 a. m.  

  • Pues a mí tampoco me gusta este señor, y me alegro por su derrota en las municipales, lo único por lo que le envidio no tiene nada q ver con la política...

    1 saludo.

    By Blogger Caronte, at marzo 18, 2008 11:30 p. m.  

  • Tienes razón en que es un crack, a mi me parece más un personaje de comedia francesa, de los interpretados por Daniel Auteuil en "La cena de los idiotas" o en "salir del armario" (más en la primera que en la segunda). La sopresa será como es en realidad porque como político interpreta su papel, aunque muy bien no me cae.

    By Blogger el otro amante, at marzo 21, 2008 10:06 p. m.  

  • Estoy con Carlitos Sublime. Eres un crack. Te sigo, me renove, siento la tardanza, aunque tu tambien tardaste en volver!!

    Saludos,

    By Anonymous claudia, at marzo 21, 2008 10:22 p. m.  

  • Todo lo que comentas son grandes perlas del señor Sarko, aunque se te ha olvidado por la que se hizo famoso a nivel mundial. ¿Alguien recuerda ya las revueltas del 2005 en los suburbios de Paris y de otras ciudades francesas importantes?

    La casusa: El 27 de octubre de 2005 la Policía acudió al lugar donde, presuntamente, se estaba cometiendo un robo. Varios jóvenes comenzaron a correr y tres se refugiaron en un transformador de alta tensión, lo que provocó la muerte de dos de ellos -menores- y heridas graves al otro. Ese día empiezan tímidamente las protestas: 15 coches son incendiados. En el par de días siguientes unos 400 jóvenes se enfrentan a la policía, se queman otra treintena de vehículos y siete agentes de la policía son heridos leves. Una manifestación de 500 personas recorre las calles bajo el lema "Muertos por nada", no terminan de creer la versión oficial. Tras estos incidentes el 30 de octubre (3 días después de la muerte de los chavales) el Ministro del Interior francés se pronuncia al respecto, Ministro que no es otro que el crack de Sarko, pronunciamiento para "tranquilizar" a las masas. Sarkozy niega que los policías persiguieran a las víctimas, defiende la "tolerancia cero" en violencia urbana y llama "escoria" a sus protagonistas. (Sin comentarios)

    Varios escuadrones de gendarmes son enviados ese día a Clichy-sous-Bois, el barrio conflictivo. Los alborotos repuntan en otras zonas como Clychy, Montfermeil y La Forestiére, donde fue lanzada, dentro de una mezquita, una granada lacrimógena del tipo utilizado por la policía. Seis agentes resultan heridos leves y 11 personas detenidas. En los días siguientes la violencia crece exponencialmente extendiéndose por ciudades de todo el país durante tres semanas. El saldo: Un coste estimado de unos 160 millones de euros, más de 9.000 coches quemados, también algunos edificios públicos y sedes empresariales. Poca cosa vamos. Estoy seguro que todas las agencias de seguros francesas guardan un rinconcito en su corazón para el crack de Sarko.

    By Anonymous Anónimo, at marzo 27, 2008 2:09 p. m.  

  • Craso ¡eres una máquina! Ni Antonio Burgos te llega a los talones .

    Besos.

    Fontan

    By Anonymous Anónimo, at marzo 27, 2008 4:20 p. m.  

  • Arrogancia francesa con poder... creo.
    Me ha gustado el post, muy buena la comparación con Asterix y Obelix ;)

    Besos!

    By Blogger Bea, at marzo 30, 2008 6:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio