La madre de Marco

13 diciembre 2007

Sin pelotas

El martes fue un día absurdo. Me citan para el reconocimiento médico de la empresa a las 12.00 ("¡Véngase en ayunas!", me recuerdan). Me atienden a las 13.10. Y, claro, con el estómago dando campanadas, iba mordiendo las paredes. Tras el banderillazo de turno (sí, me mareo cuando vampirean mis venitas) y el bombardeo de conclusiones obvias ("Ve usted poco". Claro, si viera mucho no sería accionista mayoritario de Visionlab...), cumplo el segundo encargo de la mañana: buscar juguetes para mis sobrinos.

Me sumerjo en el maravilloso mundo de Toys'r'us, un universo de nostalgia con paradójico contraste: te devuelve a la niñez, pero despiertas de golpe cuando das al vuelta a las cajas y compruebas los precios. Una amable señorita me indica el pasillo donde se esconden los Iron Kids, una especie de muñecos-niños robotizados que cotizan al nada despreciable susto de casi 15 euros. Mi hermana me encarga todos. "¿Todos los que haya?". "Sí, que luego no los encuentro". Ah, pues vale, total, pagas tú... La broma, ni la décima parte de lo que contiene la carta a los Reyes Magos de mi sobrino, asciende a 134 euros. Carambas y carambolas, que diría un personaje de Barrio Sésamo.

Doblo pasillo. Me topo con los Playmobil. Ataque de nostalgia. Estoy a punto de llevarme uno vestido de centurión romano y un caballero medieval para consumo privado. No, no más trastos en casa. Otra esquina y aparece el Tragabolas. Jo, eso sí que era una pasada. La gente me mira con cierto desdén (si no cargas el carro con las últimas figuritas de Piratas del Caribe y monstruos que escupen babas pegajosas, estás fuera de juego).

Y se acerca el momento-trauma. Recuerdo que la perra ha devorado su octava pelota esta año y busco una pequeña, a prueba de dentelladas. Pregunto a otra dependienta y me responde: "No, aquí no vendemos". "¿Cómo? ¿Dos mil metros cuadrados de juguetería y no hay pelotas?". "No, es que no se venden mucho", apostilla con media sonrisa. Pago los 134 euros, me intentan vender diez paquetes de pilas y una tarjeta de fidelización de la tienda y me voy derechito al garaje. Que no se venden dice. ¿Tendrá algo que ver eso en el caos del informe PISA?

9 Comentarios:

  • Craso, ¿te perdiste el capitulo de barrio sesamo? donde se diferencia juguetes de objetos de deportes.
    ¡Como en pleno siglo XXI se te ocurre comprar una pelota en una tienda de juguetes! Que eso no es rentable, lo suyo, es haber ido a las tiendas décimas de deportes del carrefour donde por 10- 15 eurillos, consigues una de la LFP Nike amarilla y azul muy bonita par tu perrita.

    Bueno bromas aparte yo también hubiera pedido una pelota en el toys ese de lo güegos.

    Besitos.

    By Anonymous fontan, at diciembre 14, 2007 12:21 a. m.  

  • ¡Pero qué pena!
    El juguete básico, la pelota (en mi barrio le llamábamos "pelotón", no te digo más...) no se encuentra en la mayor tienda de juguetes del mundo.
    ¡A ver si no se puede tener pasión por la PSP y al mismo tiempo darle patadas al balón de toda la vida!
    Qué pena...por supuesto que tiene mucho que ver con el informe PISA, ya lo creo que sí.
    Besos

    By Blogger CRISTINA, at diciembre 14, 2007 6:14 p. m.  

  • De Toys'R'Us pues ya se sabe ... La pela es la pela. Yo creo que sólo he entrado una vez y me quedé impactado con dos cosas, la mansión Barbie (o la Choza Barbie como la llamé yo) y un Chupa Chups enorme. Con la Choza fue ver el precio y caerme de espaldas, un cacho de plástico con lucecitas que ya hace años valía más de 300 euros (no quiero pensar lo que vale ahora), y con el Chupa Chups pues que decir ... Me puse a hacer el troglodita y perseguir a unos amigos con él. Eso sí, un troglodita dulce, jeje. Aunque si lo pienso, si llego a darles un caramelazo de esos en la cabeza fijo que a urgencias van directos, jeje.
    ¿Pero pelotas? No recuerdo haber visto ni balones ni pelotas ... Será que a eso no le ganan demasiado.

    By Anonymous Anónimo, at diciembre 14, 2007 8:20 p. m.  

  • Tiene absolutamente todo que ver. Todo.

    By Blogger Claudia, la chef, at diciembre 17, 2007 12:03 a. m.  

  • El tragabolas...qué recuerdos...miedo me da empezar a mí con lo de los regalos...
    un abrazo

    By Anonymous Anónimo, at diciembre 18, 2007 2:12 p. m.  

  • Lo que la gente no se da cuenta o no quiere darse cuenta que el informe PISA vale para todos, no solo para los niños o los adolescentes porque los jovenes al igual que con su reveldía intentan llamar la atención tambien son efecto de sus adultos y de la imagen que les damos (y no solo los profesores, como algún desalmado piensa), es un tirón de orejas para todos.

    Yo aun tengo un balón en casa, ya los crios no juegan a las escondidas sino que se esconden en casa detras de una pantalla. Y ESO ES CULPA DE TODOS, debemos regalar mas pelotas de para que los niños suden y se caigan que es lo que deben hacer...

    By Anonymous Anónimo, at diciembre 22, 2007 10:07 a. m.  

  • Feliz Navidad y toda la felicidad del mundo
    Un beso bajo el muérdago

    By Anonymous Anónimo, at diciembre 23, 2007 10:35 p. m.  

  • qué triste.

    (feliz puta navidad).

    By Blogger Caronte, at diciembre 24, 2007 3:44 p. m.  

  • También hay tienda "Décimas" en Vialia

    By Anonymous Anónimo, at noviembre 15, 2009 5:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio