La madre de Marco

18 abril 2007

La venganza de Eolo

Cuentan los amantes de la vela que no hay tripulación aguerrida, mástil kilométrico ni quilla de última generación que pueda hacerle un quiebro al enemigo por antonomasia: el viento ninguneado en simple brisa marina. Llegado el caso, queda la opción de tomar el sol piernas en alto (como los susodichos de la imagen), pero siempre a bordo, no vaya a ser que a Eolo le dé por soplar y te coja con los nudos a medio apretar.

Nunca me ha interesado la Copa del América (el nombre ya se las trae, con esa contracción intermedia que parece más una errata que un pulcro respeto a la denominación original) y mis conocimientos sobre el escaparate de la Louis Vuitton son esqueléticos: imagino que quien llega antes a la meta gana, pero tampoco es que tenga mucho mérito yo por eso. Me la repanfinfla, pero reconozco que estos tres últimos días me ha provocado cierto regusto cerciorarme de que unas nubecitas fugadas, un mar que se niega a encresparse y unas masas de aire que prefieren largarse a Madeira en vez de dejarse ver por Valencia pueden descomponer todo este circo mediático.

Andaba Valencia como loca cubriéndose de celofán para albergar la Copa del América. La villa inundada de multimillonarios engominados (no conozco albañiles que practiquen el golf, el polo ni la vela...), las multinacionales desplegando banderolas en los puertos deportivos de ésas de a 3 millones de euros, las televisiones enfocando sus cámaras hacia la patria chica de doña Barberá, las proas bien pulidas y enfiladas hacia las bocanas y... ¡cataplús! Tres días amarrados a puerto porque el ingrediente básico del menú, esa cosilla insignificante llamada viento, prefiere llegar, si es que lo hace en los próximos días, sólo para los postres. Una faena, pero reconozco que me encanta la paradoja.

3 Comentarios:

  • Me da pena que se les fastidie la fiesta, lo de navegar debe de ser muy chulo, en plan deporte seguro que tiene su miga, pero...¡¡¡ es que son tan pijos!!! ¡¡¡pero tanto tanto o sea, tan monos todos, tan conjuntados!!!
    Quizás sean prejuicios míos, pero...que no, que no, que es que son mogollón de pijos

    By Anonymous cristina, at abril 19, 2007 12:25 a. m.  

  • A mí, que es estropee la Copa de marras por mor del viento, me la sopla (nunca mejor dicho). Yo, mientras no se estropee el físico de Kerzhakov o de Maresca...

    Saluditos

    By Blogger Carlitos Sublime, at abril 19, 2007 12:40 p. m.  

  • Jejeeje... eso le pasa a los Pocholos y las Pilucas y ser tan estirados y no dejarse caer más por el sur... aquí sí que hay viento para aburrir (sobre todo en Cádiz!!)
    Besitos

    By Blogger Bea, at abril 21, 2007 12:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio