La madre de Marco

20 octubre 2008

Un hombre al teléfono



Ayer sonó el móvil. Como tantas otras veces, en el instante más insolente. Alguien descodifica tu combinación secreta, la teclea, las ondas rebotan en un satélite que pende sobre tu cabeza a miles de kilómetros, regresan y el desconocido se cuela en tu vida tímpano abajo. El cachivache maldito vibró y la pantalla dibujó con caracteres fosforescente la frase maldita: "Número desconocido". Horror. Suelo rechazar esas llamadas: recelo de todo sujeto que intenta irrumpir en mi vida con camuflaje de anonimato.


Pero no lo hice. Contesté. Al otro lado, quién sabe en qué destartalado edifico de qué urbe, una voz entrada en años recitó la cantinela: "Buenas tardes, mi nombre es x. Le llamo de la empresa z. Es un placer para mí notificarle que ha sido elegido entre miles de candidatos para participar, cada semana, en una peña que, por una módica aportación periódica de 45 euros, le da derecho a optar a suculentos premios en la Lotería Primitiva...". Bla, bla, bla.


En medio de la vorágine laboral, con un millón de cosas por terminar, mi cerebro desconectó mientras aquel sujeto diseccionaba su oferta. Y así, un minuto después de cacarear el discurso mil veces articulado, disparó a quemarropa la pregunta clave: "¿Está usted interesado?". "Pues no, la verdad. Gracias". A una milésima de segundo de colgar, al otro lado se oyó una disculpa inundada de sinceridad: "Perdone las molestias. En serio, perdóneme".


Colgó él. Y de mi se apoderó un tremendo complejo de culpa. Puede que el temor fuera infundado, pero tuve la impresión de que ese hombre encarnaba todos los fantasmas de estos crudos días: alguien expulsado del mercado laboral, despedido a los 55 años, indemnizado con un puñado de euros, perdido entre las mareas del desempleo y, de paso, explotado por alguna empresa de trabajo temporal sin escrúpulos. Y se disculpó porque, seguro, era muy consciente de que toda esa junga no justifica la humillación personal de intentar timarme.

13 Comentarios:

  • Qué triste y qué real.
    Saludos, Craso.

    By Blogger CRISTINA, at octubre 21, 2008 7:02 p. m.  

  • Los que hemos trabajado en estos trabajos basura: venderores de tarjetas, inscripciones de periódicos sabemos lo humillante que es soltar ese rollo a personas que ni le interesan y que incluso se pueden sentir estafadas. Mejor trabajar en el telepizza que en estos sitios. Os lo digo yoque de esto se un rato

    By Blogger Miguel Sarmiento Pelegrina, at octubre 23, 2008 12:01 p. m.  

  • Si es la verdad, triste pero quien paga las consecuencias es el que descuelga y si no descuelgas no importa te vuelven a llamar, yo ya he pasado el mal trago de sentirme mal,lo siento mucho, todo fue a raiz de recibir 5 veces en la misma tarde una llamada de una empresa para que cambiara el ADSL.Entonces la que me sentí indignada fui yo. ¿Porque tengo que contestar a un desconocido que tiene todos mis datos delante si tengo ordenador, si tengo ADSL, cuantas personas hay en casa, etc, etc...?
    Desde entonces, les digo que me manden la oferta por escrito a mi domicilio que la estudiaré y que me pondré en contacto con ellos si me interesa.... de momento tengo menos llamadas.(Lo peor es que siempre llaman a la hora de la siesta).
    Saludos

    By Blogger M.Eugenia, at octubre 24, 2008 4:51 p. m.  

  • Hoy sin ir mas lejos he tenido otra llamada del mismo tema ADSL. Después de una discusión con mi interlocutor, me ha dicho que me corta el ADSL porque él quiere, que me manda a un abogado y que me pone una multa de 100 eypos.... sin comentarios.Esto va muy mal, encima de que se meten en tu casa através de las ondas te agreden de esta manera.........Indignante y lamentable.

    By Blogger M.Eugenia, at octubre 27, 2008 9:43 p. m.  

  • A mí me pasa algo parecido cada vez que me llaman para ofrecerme algo o hacerme una encuesta. El otro día estuve 25 minutos al teléfono sólo porque un tipo quería hacerme una encuesta de una tienda de ropa. "Qué demonios", me dije, porque quien sabe si un día de estos no seré yo el que suplique unos minutos del tiempo de alguien para llegar al umbral de encuestas que pone la empresa para no echarme a la calle.

    Besos.

    By Anonymous Paperboat, at noviembre 06, 2008 1:32 p. m.  

  • Yo, en su día, trabajé en ese "maravilloso mundo del telemarketing"; vamos, que sé un poco de lo que va. Desde entonces, aunque ninguno conseguirá venderme nada vía telefónica, intento tratarles con el respeto que merece cualquier trabajador.
    ¡Saludos!

    By Anonymous Anónimo, at noviembre 16, 2008 9:39 p. m.  

  • Parece que has abandonado un poco esto de los blogs...
    Espero que no del todo y que puedas leer mi comentario.
    Pasaba sólo para desearte
    ¡¡felices fiestas!!

    Besos

    By Blogger CRISTINA, at diciembre 24, 2008 10:31 a. m.  

  • que te pasa a ti con mi madre,flipado.

    By Anonymous Marco A., at diciembre 30, 2008 11:54 p. m.  

  • eee vamos a ver si respetamos a las madres :S

    By Anonymous Marco F., at diciembre 30, 2008 11:55 p. m.  

  • si cn ke madre a ver si te doy en el papo :S

    By Anonymous Marco C., at diciembre 30, 2008 11:56 p. m.  

  • pero hijo de puta :/ me an umiyado por este vlog de mirda de que cojones bas camviale el nombre te rajes machango

    By Anonymous marco (madrid), at diciembre 30, 2008 11:59 p. m.  

  • illo q ase tú mensyonando ha my madre haber ci respetamos ok balla meirda

    By Anonymous esemarkiyo, at diciembre 31, 2008 12:01 a. m.  

  • yiaaaaaaaajkasdkjergkbjveovjweof akjrfweonbdbh

    By Anonymous shu_marco_de_la_bentana, at diciembre 31, 2008 12:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio