La madre de Marco

11 septiembre 2008

Este septiembre


Últimamente no me sientan bien los cambios de estación. Me distorsionan, me fabrican nudos en el estómago y desbaratan mi entramado interior. Estoy aún de vacaciones, pero ayer volvió a llover, síntoma ineludible de que, pese a las amenazas de cambio climático que desbordan la chequera de Al Gore, a los veranos siguen sucediéndole los otoños. Bendita monotonía.


Este septiembre ha resultado extraño. Y tú sabes por qué. El calendario no prometía nada especial, pero compadezco a quien se atreva a ningunear los designios del efecto mariposa, un simplón eufemismo acuñado para edulcorar lo que siempre fue el destino. Espero que leas esto. Te dejé la dirección del blog antes de perderte por el túnel del aeropuerto (cierto, sólo has desaparecido físicamente; alimentemos las promesas). Fueron apenas diez días, pero la carta que imprimiste a deshora contiene las instrucciones, la hoja de ruta. Sé que no la perderás.


Durante años me he revolcado en mi soledad. Ha sido una buena compañera de viaje. Nunca me ha exigido ni reprochado nada. Pero apareciste para remover los cimientos. Te estoy esperando.


P. D. El mensaje está cifrado. Disculpas por no mencionar los antecedentes, el hilo conductor.

9 Comentarios:

  • ¿la echas de menos, verdad?

    un beso

    By Blogger CRISTINA, at septiembre 19, 2008 12:32 a. m.  

  • Da igual el comienzo, lo importante es que acabe bien.

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 19, 2008 12:36 a. m.  

  • hola!! septiembre es lo que tiene, además de los fascículos coleccionables invadiendo los quioscos.... la vuelta a la rutina remueve las conciencias, nos incita a hacer limpieza en los cajones del alma, y como siempre... hay cosas que sobran y otras que faltan.........
    saludos

    By Anonymous luna, at septiembre 19, 2008 12:59 a. m.  

  • yo tenía ganas del cambio de estación. un septiembre raro, para mí.
    como es mi primera vez no sé si entendí muy bien el post. imagino...

    un abrazo.

    By Blogger senses or nonsenses, at septiembre 22, 2008 1:55 a. m.  

  • Podría haberlo escrito yo.
    Te me has adelantado.

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 22, 2008 3:59 p. m.  

  • TIC TAC....
    Desde primavera...
    Si es así, espero que el otoño te traiga su brisa...

    Suerte.

    By Blogger MYA, at septiembre 22, 2008 6:09 p. m.  

  • Andamos, todos los Robinsones, enviando mensajes en botellas flotantes.
    Es una pena que la puñetera Ley de Murphy las haga llegar casi siempre a playas desiertas.

    By Blogger Tesa, at septiembre 23, 2008 9:26 a. m.  

  • No te canses de esperar...Y recuerda que ver no es creer, si no creer es veer.
    P.D: ¿Eres tú la persona a quién se le han otorgado mis cuatros poderes/deseos mágicos? Si es así, cuídalos. :)

    By Blogger El niño de los cuatro deseos, at septiembre 24, 2008 1:41 a. m.  

  • Hola, ¡cuanto tiempo!, luego me pierdo un rato por aquí y leo el resto. Aprovecho unos días de tranquilidad en mi trabajo.

    Me gusta el otoño. Su luz, el olor de la lluvia, los árboles desnudos...

    Se acabaron los espejismos del verano.

    ¿Qué queda de lo que añoras? Eso lo irás averiguando a lo largo del otoño. Espero que no te decepcione y dejes por fin a la soledad en el desván criando polvo.

    Besos, Craso.

    By Blogger Tesa, at septiembre 26, 2008 10:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio