La madre de Marco

04 febrero 2006

Federer llora


Reconozco que la primera vez que vi la escena, quizás por reiterada (es un calco de su primera eclosión en Wimbledon), las lágrimas de Federer tras levantar la copa de campeón del Open de Australia me parecieron más cómicas que emotivas. Una semana después, tras someterme al martilleo de ese glorioso invento que son los programas de zapping, decodifico la instantánea desde un prisma más edulcorado.
Roger Federer, con siete títulos en el zurrón en otras tantas finales consecutivas y su cheque de cienmuchosmil euros amasandos ya en alguna sucursal bancaria suiza (dónde si no), llora cuando se coloca delante del micrófono y de 40.000 espectadores. Es el número uno, pero en esa milésima de segundo no colecciona mentalmente amantes ni piensa en comprarse islas en el Índico (entiéndase Ronaldo y compañía). Y si lo hace una semana después, que por dinero no será, al menos en ese instante se emociona y moquea. Se le quiebra la voz, que desaparece entre mareas de aplausos, porque, simplemente, se siente feliz.
El domingo pasado, de madrugada, lo vi balbucear y me dio la risa. "Este tío es tonto", pensé. E igual lo es, pero por un instante devuelve al deporte un gramo de esencia, lo despoja de la tiranía del marketing, de los contratos publicitarios y de la paradoja de que un gol construya una victoria, pero también para que Beckham pueda anunciar más cuchillas de afeitar de cuatro hojas. Algo así como los campeones olímpicos, inmensamente más dignos que los goleadores de la Champions, que besan escudos de camisetas que una temporada después mancillarán por otro puñado de euros.
Federer llora... pues que llore. Le alabo el gusto. Eso sí, con los centimillos que le sobren de ese suculento cheque podría hacer yo maravillas. Ahora el que llora soy yo...

2 Comentarios:

  • Yo también lloro amargamente cuando veo lo que se embolsan estos tíos por dos semanitas de trabajo.

    Pero tenemos salud... (no-ganador de la lotería navideña dixit)

    By Anonymous Chema, at febrero 07, 2006 5:23 p. m.  

  • Yo escribí (hace unas semanas) en mi blog acerca de la fortuna amasada por Florentino Pérez desde que llegó al Real Madrid, sin embargo, este no suda la camiseta, ni besa ningún escudo que no tenga forma de €, y ni mucho menos le hemos visto llorar, si Federer quiere llorar por ver hecho realidad un sueño, por ver que sus horas de entrenamiento no han sido en valde, que llore como un campeón.

    By Blogger Dammy, at febrero 13, 2006 6:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio